ECOPAZ - AÑO 2 - Nº 34 - 5 de MAYO de 2001 - Página 9

¿CÓMO SE ADAPTAN LAS PLANTAS A LOS AMBIENTES ADVERSOS?


EL FRÍO

En algunas regiones, la temperatura varía mucho con las estaciones. Allí donde existe una estación fría muy marcada, las plantas y animales están adaptados para poder sobrevivir a los rigores de ese clima.

Hay plantas que disminuyen su crecimiento cuando baja la temperatura. El trigo prácticamente deja de crecer cuando la temperatura es de 0º y el maíz se detiene debajo de los 10 º.

El frío puede provocar la muerte de la planta cuando el agua que hay en el interior de ésta, se congela y forma hielo.

Sin embargo, hay plantas que resisten las más bajas temperaturas del lugar. Esas plantas, llamadas rústicas, pueden pasar el invierno sin ningún abrigo. El pino puede soportar temperaturas inferiores a los 50º bajo cero.

Otras, en cambio, tienen adaptaciones que les permiten soportar bajas temperaturas o heladas y resuelven el desafío del frío de la siguiente manera:

Los árboles y arbustos pierden las hojas cuando comienzan los primeros fríos y conservan sus yemas o brotes protegidos del frío por escamas, resina y pelos abundantes.

Fig. 1

Algunas plantas herbáceas conservan sólo los órganos aéreos situados a ras del suelo.

Fig. 2

Otras plantas, pierden totalmente la parte aérea pero conservan una raíz o un tallo debajo de la tierra. Esas raíces tienen, generalmente, gran cantidad de alimento que guardan para desarrollar una nueva parte aérea en la estación propicia. Ejemplo: raíces (zanahoria, dalia) y tallos subterráneos (cebolla y papas).

Fig. 3

Hay plantas que desaparecen totalmente en la época fría, pero sus semillas se conservan

La semilla, es la forma más perfecta de adaptación contra el frío y la sequedad.

Fig. 4

LA SEQUÍA

Los ambientes terrestres donde las lluvias son muy escasas se caracterizan por su sequedad como ocurre en los desiertos y laderas de algunas montañas.

Las plantas que han colonizado esos lugares han tenido que desarrollar adaptaciones para poder vivir con la poca agua disponible. Esas plantas reciben el nombre de xerófilas (amigas de la sequedad).

Las adaptaciones en las plantas xerófilas tienden a dos propósitos:

  1. Evitar la pérdida de agua.
  2. Acumular agua.

Para evitar la pérdida de agua por transpiración, reducen la superficie de la hoja, que queda reducida a una lámina muy delgada como ocurre en los pastos duros, o reducida a unas espinas, como puede verse en la tuna o los cardones.

Para acumular agua, muchas xerófilas aprovechan el momento de lluvia para absorber gran cantidad de agua que acumulan en el tallo o raíces.

Las cactáceas, como la tuna y el cardón, tienen un tallo grueso adaptado para acumular agua. Después de una lluvia abundante, esos tallos pueden duplicar o triplicar su peso.

Fig.5

[INICIO] [Buscar] [Atrás][ Adelante] [Arriba] [Titulares nº 34] [Próxima Edición]
Copyright © 2000 Eco Paz - Reservados todos los derechos
Webmaster: webmaster@ecopaz.com.ar